El mercado se pone nervioso muy fácilmente

Los Mexicanos no estamos acostumbrados a invertir dinero en la bolsa y mucho menos pensar en hacerlo a el largo plazo; realmente la única opción que utilizamos con inversión de largo plazo, es el dinero del afore, pero más porque nos vemos obligados a hacerlo, que por gusto propio. No estamos acostumbrados al riesgo; si vemos que  de un día para otro  sube mucho nuestro dinero en una inversión, nos ponemos felices y queremos meter más dinero, pero si para la siguiente semana pierde dinero, nos ponemos nerviosos, nos duele el estómago y hasta renegamos de lo poco serios que son los asesores financieros, incluso decimos que nos están robando , y de inmediato queremos retirarlo.

La realidad es que invertir en la bolsa no siempre es un riesgo, pues hay opciones que son muy estables, aunque nos dan rendimientos bajos; pensemos que todo lo que “ofrece” un rendimiento alto, es solo basados en la especulación de que se espera ganar mucho dinero en base a lo que  suponemos va a suceder en la economía del país y de mundo. Pero pudieran no darse esos supuesto, y es ahí donde empiezan los problemas para los que estaban esperanzados y “seguros” de ganar mucho dinero con esa inversión.

Es increíble las cosas que pueden poner nerviosos a los inversionistas y hacer mover el dinero de las acciones donde las tienen invertidas, para cambiarlo a otro lugar donde, a su criterio, estarán más seguros y correrán menos riesgo.

Los que invertimos poco dinero, no afectamos el mercado cuando  movemos nuestro dinero de un lugar a otro, pero cuando somos muchos los que lo hacemos de forma simultanea, o  lo hacen   los inversionistas que mueven millones de dólares, ellos si   hacen subir y bajar el mercado con su solo movimiento.

Por ejemplo, me parece sorprendente ver como un solo  Tweet de Trump puede hacer temblar a los inversionistas, provocando que el peso se devalúe frente al dolar; si hoy dice que  “México es su amigo” el peso se recupera, pero si postea que cerrará la frontera, el dolar sube, y todo eso nos afecta, aunque la “Economista” Andrea Legarreta afirme lo contrario.

Llevo tiempo pensando que los personas que salieron de Centro América y van rumbo a Estados Unidos, son una estrategia del Presidente de USA para utilizar el odio que  existe en ese país del norte hacia los migrantes , para  subir en las encuestas, y que su partido gane las elecciones intermedias. Lo que le permitirá tener un mayor número de votos a su favor y  así hacer avanzar sus iniciativas. Es muy extraño que 5,000 personas se pongan de acuerdo para cruzar un país con miles de kilómetros de largo, para llegar a estados Unidos, llevando solo lo que llevan puesto; lo anterior, haciendo un gran escándalo en la frontera sur de México, para hacer suponer una gran “Amenaza” para los Norteamericanos; lo crean o no, a Trump le conviene ésto para ganar simpatía entre los Xenófobos que abundan en Estados Unidos.

Otro ejemplo de las cosas que  ponen nerviosos a los inversionistas, son por ejemplo, los rumores y las decisiones de sus gobernantes, incluso lo que digan aunque todavía no llegan al poder, como es el caso del Presidente Electo Andrés Manuel López Obrador con su controvertida decisión de cancelar el aeropuerto de Texcoco (también conocido como NAIM) y elegir Santa Lucía como la mejor opción.

Este contexto coyuntural del aeropuerto ha generado mucha especulación y está generando un descontrol por nerviosismo en el mercado, haciendo bajar las acciones de muchas empresas mexicanas, además de que los grandes inversionistas deciden vender sus “pesos” para comprar dólares, porque la consideran la moneda más segura y estable del mundo.

Además de:

  • Las tensiones comerciales en el mundo, que han afectado las expectativas de inflación y por ende el riesgo de alzas de precios en bienes y servicios,
  • Las dudas sobre el crecimiento económico hacia adelante, dado el desempeño que han tenido las inversiones en sectores tradicionales este año.
  • La expectativa de que los republicanos pudieran perder la cámara baja en las elecciones intermedias de Estados Unidos el próximo 6 de noviembre.
  • Los cambios en la política monetaria de varios bancos centrales, elevando sus tasas de interés y reduciendo la liquidez que venían inyectando en los mercados.
  • La reciente consulta sobre el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, que generó dudas importantes sobre las políticas que seguirá la nueva administración.
  • La “simple” noticia de que Morena busca reducir/eliminar las comisiones que cobran los bancos a sus clientes, hizo bajar las acciones de los bancos hasta en un 12%.

Sin embargo debemos tener claro que son cosas temporales, por lo que debemos tomar decisiones con calma, especialmente cuando se trata de cambiar  nuestras las inversiones; primero debemos dejar que las “aguas tomen su nivel”, antes hacer algo con el dinero.

Siempre hay y seguirá habiendo sucesos que alteran los mercados, hoy Trump o el aeropuerto, mañana puede ser el Bitcoin, pues si  llegara a caer, también afectaría a los mercado (posiblemente al alza). Pero debemos tener claro que  se repondrán en el mediano plazo; “paciencia” es la palabra clave.

También es casi seguro que vendrá un incremento en las tasas de interés por parte de Banxico, con la intención de incentivar el ahorro y la inversión en instrumentos que estén sujetos directa o indirectamente en dichas tasas, por ejemplo, los CETES, los Bonos o productos de inversión conservadores que repliquen a estos instrumentos.

Todo pone nervioso al mercado y hace bajar las acciones de la bolsa y subir el dolar, especialmente porque los inversionistas prefieren poner su dinero en acciones en dólares por sobre cualquier otra moneda. Muchas veces son solo rumores y especulaciones, que al final no son reales. El secreto es tomar decisiones con la cabeza fría.

El mercado se pone nervioso muy fácilmente was last modified: noviembre 9th, 2018 by Antonio H.