Lo que me enseño el desabasto de Gasolina

Pensando sobre qué tema escribir,  me pareció buena idea compartir con ustedes lo que me enseñó el desabasto de Gasolina que vivimos en varias partes del país, pero en particular en la ciudad donde vivo; en total fueron 25 días de desabasto de gasolina, y aunque se empezó a normalizar para finales de enero, la realidad es que todavía hay muchas gasolineras cerradas (la versión oficial es que siguen cerradas porque compraban huachicol, pero yo tengo mis dudas); la ventaja es que las pocas que están abiertas, no tienen las kilométricas filas que hubo durante las semanas más críticas y están teniendo combustible de forma recurrente.

Durante el peor momento de la crisis por desabasto de gasolina, hubo un encontronazo verbal entre el Gobernador de Jalisco y el Presidente de la República Andrés Manuel, donde uno decía la “verdad” qué tenía en ese momento, hablando sobre el poliducto cerrado y una refinería de Salamanca sin gasolina, mientras el otro se limitaba a decir que no iba a entrar en polémica, como una forma de minimizar el daño que la falta de gasolina estuvo haciendo en gran parte de la zona Occidente del país; daba la impresión de que en su mente manejaba la premisa de “si no lo veo y no me peleo, no sucedió y no me afecta”.

Así estuvieron durante varios días peleando en Twitter, pero sin lograr grandes avances, hasta que un gran grupo de empresarios publicaron un desplegado en el periódico Reforma  donde exigían al Gobierno de la República que resolviera de una vez por todas el problema del desabasto de gasolina, pues generaba pérdidas por miles de millones de pesos.

Después de dar un pequeño marco de referencia a nivel macro, quiero hablar de la afectación que el desabasto de gasolina generó en muchos empleos: empezando con los despachadores de gasolina que  tienen su mayor ingreso con las propinas que les dan los automovilistas cuando cargan gasolina, los taxitas, Uber, Didi, Central de Abastos, choferes, los restaurantes, tanto en su consumo por la falta de clientes como los meseros que dejaron de recibir gran parte de ingresos (propina), y un muy largo etcétera.

A nivel personal me sirvió para valorar algunas cosas, como volver a caminar mucho mas, pues la comodidad del  coche hace que prefieras encender el auto, en lugar de caminar 10, 15 ó 20 cuadras. La verdad es que para ahorrar gasolina, decidimos caminar bastante mas y reservar el combustible que tenía nuestro auto para una emergencia. Pues ir a cargar gasolina representaba dedicar entre 4 y 8 horas; incluso algunos amigos me decían, “ya me gasté 1/4 de tanque  buscando una gasolinera abierta, me formé y estuve esperando 2.5 horas en la fila, pero cuando ya iba a llegar, vimos que dejaron de surtir porque se había terminado la gasolina y no sabían cuando volverían a tener. Así que empecé a buscar gasolina de nuevo, y  a gastar lo poco que me quedaba para volver a hacer fila“.

También había muchas historias de personas que salimos a buscar gasolina y después de recorrer 10, 30 y hasta 50 kilómetros, no pudimos cargar gasolina, porque o no estaba abierta la estación de servicio o la que había tenía una fila de por lo menos  3 horas.

Una cosa importante que me enseño la falta de combustible, fué a convivir mas con mi familia; al principio estábamos enojados pero nos dimos cuenta que es muy divertido convivir todos juntos, caminando, haciendo ejercicio, disfrutando de nuestra casa y que no dependemos del auto para movernos.

desabasto de gasolina

Descubrí que se puede ahorrar mucha gasolina al manejar con calma, sin acelerones, conduciendo sin prisa, usando el auto solo para recorridos que así lo ameriten, optimizando mis rutas, además de recorrer la ciudad con muy poco tráfico, pues todos cuidaban lo que les  quedaba de gasolina, por lo que disfrutamos de una mejor calidad de aire, con un cielo azul y sin contaminación.

Dicen que las crisis sacan o mejor de las personas, así que ante la ausencia de Autoridad para dar información, el poder de los ciudadanos resultó la solución:

Se organizaron grupos de Whatsapp y Telegram  entre los ciudadanos, con la finalidad de ayudarnos compartiendo dónde había gasolina en tiempo real; empezaron siendo grupos de choferes de Taxis, Uber, Cabify y  Didi, aunque después nos empezamos a incluir los demás ciudadanos. Compartiendo información  lo más completa posible, indicando Ubicación, tipo de gasolina que tenía disponible (Magna o Premiun), tamaño de la fila, a qué hora habían empezado a surtir, incluso se llegó a reportar cuando llegaba la pipa (antes de descargar) para que empezaran a formarse, aunque se sabía que una vez terminada la descarga, tardaban entre 30 min y hasta 4 horas para que empezar a surtir (descubrimos el término “dejar que la gasolina se asiente para empezar a surtir”).

Otra herramienta que ayudó mucho fué la APP GasGas, que originalmente fué diseñada para difundir los precios de la gasolina y la calidad del servicio de cada estación, buscando mostrar cuál era la mas barata, pero la aplicación fué ajustada para que los mismos ciudadanos pudieran reportar si había gasolina y de qué tipo (Diesel, Magna, Premium) en la gasolinera donde estaban pasando en ese momento, o si se había terminado; al principio no era una referencia exacta, pues no tenía información confiable.

Conforme mas personas fuimos descargando la aplicación, los reportes se fueron haciendo más y mas frecuentes, de hecho aunque no necesitaras gasolina, sabías que reportar dónde había producto, sería de utilidad para otras personas,  por lo que te tomabas el tiempo de reportar las gasolineras abiertas y las cerradas.

el desabasto de gasolina hizo que las personas se unieranLa unidad de la población hizo que la APP fuera altamente confiable, pues se actualizaba cada minuto; si la aplicación decía que NO había gasolina, ni perdías tiempo y combustible en ir a verificarlo, pero si indicaba que una gasolinera tenía combustible, te dirigías a ella revisando la APP para ver en los comentarios a qué hora habían empezado a surtir, para determinar si valía la pena formarse o no, pues descubrimos que la gasolina duraba entre 4 y 5 horas en la estación desde que empezaban a despachar.

Por desgracia también sacó lo peor de los gasolineros, pues hubo reportes de estaciones que surtían, 5, 10 y hasta 20 ó 25% de menos; se aprovecharon de la necesidad de las personas y de que a muchos preferían cargar aunque les robaran, con tal de tener gasolina. Pero lo que consideraron esas gasolineras, es que ahora GasGas nos está permitiendo reportar las gasolineras que roban al surtir, y van a perder muchos clientes.

Espero que no vuelva el desabasto de gasolina, y aunque creo que el problema regresará en  unas semanas, al menos ahora nos tomará mejor preparado.

Lo que me enseño el desabasto de Gasolina was last modified: febrero 21st, 2019 by Antonio H.