Los pagos semanales o a plazos perjudican a los que menos ganan

Las compras a plazos,  pagos semanales o también conocidos como pagos chiquitos hacen que los productos sean mucho más caros y perjudican a los que menos ganan; se suponen que están diseñados para que las personas con bajos sueldos, puedan comprar cosas caras que les resulta imposible comprar de contado; su esquema es poner en pagos semanales, que son bajos en apariencia, pero la realidad es que “encadenan” al comprador a hacer muchos pagos chiquitos durante largos periodos de tiempo.

La mayoría piensa que la única forma de comprar cosas  costosas es hacerlo con pagos a plazos o meses sin intereses, porque son realmente un beneficio, pero la realidad es que son créditos caros, pues al final terminas pagando mucho más de lo que costaría el producto si lo compraras de contado.  Cuando una tienda ofrece productos a plazos o pagos chiquitos de forma semanal, realmente hace el cálculo para recuperar el costo del producto en unos pocos meses y el resto de tus pagos son pura utilidad; realmente hacen que el margen de utilidad sea altísimo.

De tal forma que si el cliente solo paga durante 3 ó 4 meses, la tienda ya recuperó el costo del producto en los primeros pagos. Curioso es que no mencionan el plazo o la cantidad de semanas que deberás de pagar para terminar el crédito, a menos que el cliente pregunte; siempre lo ponen en letras chiquitas, para que el cliente no multiplique los pagos semanales por el plazo y descubra el total al pagar.

Por ejemplo hace unos días compré una Televisión de 32″ marca  GUIA en $2,499 y la instalé en la cocina, porque a mi esposa le gusta cocinar viendo la tele; uno de los días que fué la señora que le ayuda con el “quehacer” de la casa, vió la televisión y le platicó que ella compró una TV de 24 pulgadas y que “solo” le costó 100 pesos semanales  y le pareció muy barato. Cuando me platicó mi esposa, me puse a hacer cuentas y descubrí esos 100 pesos semanales los va a pagar durante 85 semanas y ella no lo sabía, tal vez porque no preguntó o porque no se lo dijeron.

Así que al final,  la Televisión de 24″ le terminará costando  $8,500, cuando no debería costar más de $2,500 pesos si es de las económicas, o entre $3,500-$4,500 si es de las marcas caras como Samgsung. Pero no existe una pantalla de 24 pulgadas en $8,500 pesos, vamos ni en la tienda más cara de México.

Si en lugar de hacer esos pagos semanales de 100 pesos, hubiera ahorrado cada semana los mismos cien pesos, en 25 semanas se hubiera podido comprar una TV de 32″ como la que compramos nosotros, que por cierto se ve bastante bien.

Poniendo en perspectiva ambas compras, tenemos que:

  • la televisión que nosotros compramos es de 32″ y costó $2,500 pesos y
  • la que ella compró es de 24″ y le costó $8,500 a plazos;

Significa que le están cobrando más de 3 veces el valor real de la televisión, solo por dársela a plazos,  además de que es 8 pulgadas más pequeña que la nuestra. Cuando le dije que por $8,500 pesos se consigue una pantalla de  entre 42 y  50 pulgadas, casi se va de espaldas, pues sería 4 veces más grande que la que ella compró.

De hecho me decía, “la compré porque es lo que podemos pagar, pero realmente está bien chiquita y quería una más grande pero no me alcanzaban los pagos semanales para otra mas, además en la tienda me dijeron que era una excelente oferta y una buena inversión.

Lo que tengo muy claro es que con ese plazo y pagos chiquitos, es una excelente oferta, pero PARA LA TIENDA y no para el comprador. Pero por más que pienso no entiendo  de donde sacó el vendedor que comprar una televisión es una inversión!!!.

Los pagos semanales perjudican a los que menos ganan porque les hacen creer que solo de esa forma pueden comprar cosas caras, pero no es cierto!!!… Volviendo al ejemplo inicial, tenemos que en 25 semanas (6 meses) se hubiera podido comprar de contado una televisión mejor y más grande.

NO es fácil hacer cuentas y resistirte a la tentación, pero no hacerlo resulta muy caro; no te dejes engañar, los pagos chiquitos o pagos semanales NO son una buena alternativa, pues hacen que las cosas cuesten mucho más caras y facilitan que te descontroles y termines pagando mucho dinero al tener varias compras en pagos semanales de 100 pesitos, que aparentan ser bajos.

Haz tus cuentas y no regales tu dinero a las tiendas, siempre pregunta cuántos pagos serán al final del plazo; multiplica el número de pagos semanales por el importe de cada pago y te darás cuenta del total que vas a pagar… te llevarás una sorpresa al darte cuenta que si ahorras esa misma cantidad de dinero por unos 4-6 meses, podrás comprar lo mismo a un costo mucho menor.

Los pagos semanales o a plazos perjudican a los que menos ganan was last modified: septiembre 7th, 2018 by Antonio H.