Préstame tu crédito porque yo estoy en el Buró de Crédito

Este tema me parece muy interesante, pues es una práctica muy común en nuestros días; a quién no le ha tocado que un amigo o familiar le diga: “te quiero pedir un favor… ¿puedes?

En ese momento no sospechamos nada, pero empezamos a preocuparnos un poco, pero con el afán de ayudar le preguntamos “¿Qué necesitas?“, con un sentimiento entre curiosidad y “miedo” le decimos “si puedo, con mucho gusto“.

En ese momento suelta la pregunta “bomba” en alguna de las siguientes modalidades:

a) “Sabes, no tengo Historial crediticio, y por eso no me autorizan un crédito que necesito

b) “estoy en el buró de crédito con mala nota y no me autorizan nuevos créditos, aunque gano bien para pagarlos.

c) “no me autorizaron un crédito porque dicen que mi sueldo no me alcanza para pagar el crédito, pero yo ya hice mis cuentas y si puedo“.

Y finalmente rematan con la fatídica frase: “Quería pedirte de favor que saques un crédito a tu nombre  y yo lo voy pagando cada mes. Tu ni te vas a enterar del crédito, ni te van a molestar“.

Ahí empieza el problema para nosotros, pues buscamos las mejores, elegantes y finas formas de negarnos. Pero el amigo o familiar insiste, apelando a la confianza que mutuamente nos tenemos y una frase tipo “cómo crees que te dejaría tirado, yo me encargaré de todo“. Muchas de la veces no podemos o no nos atrevemos a negarnos y terminamos aceptando tramitar el crédito a nuestro nombre.

La verdad es que sé lo difícil que es decir que no, porque se van a enojar con nosotros y es muy probable que nos dejen de hablar si nos negamos, además diran que somos “malos amigos y desconfiados”.

Ante de decir que “SI”, primero debes pensar en todas las posibles consecuencias si tu familiar o amigo:

  • pierde su trabajo, le reducen el sueldo o le bajan las ventas del negocio.
  • se enferma el o un ser querido por lo que necesitaría gastar mucho dinero y echar mano de su capital.
  • se llega a morir (sé que esta es drástica, pero llega a pasar)
  • o cualquier otra posibilidad que se te ocurra.

Y a partir de ahí empieza el calvario, pues hay múltiples historias de personas que aceptaron tramitar el crédito a su nombre para prestarle el dinero a otra persona, y ahora se “dan de topes” contra la pared porque su mejor amigo, su compadre del alma o su tío los dejó embarcados con el crédito.

Debo decir que aunque es muy entendible, NO hay forma legal de que el Banco le cobre a tu primo, tu amigo o familiar, pues el deudor eres tu nadie mas que tu. Recuerda que solicitaste el crédito y tu lo debes pagar, no hay más que hacer mas que afrontar la deuda y pagarla. O buscar la forma de que quien te pidió el dinero te lo reponga.

Legalmente tu eres el deudor y no puedes pasarle el crédito a alguien más, a menos claro que el banco y el nuevo deudor acepten; cosa que sinceramente es muy poco probable.

Así que por favor tengan mucho cuidado con aceptar ser parte de una historia como “Préstame tu crédito porque yo estoy en el Buró de Crédito”, ya que podrías terminar con una deuda que no podrías pagar y que ni siquiera es suya.

En ocasiones, cuando me han pedido ese favor, prefiero decirles: “Quiero seguir siendo tu amigo, por lo que prefiero que te enojes conmigo por aceptar, que si no me puedes pagar termine perdiendo tu amistad “. Es cierto que se enojan, pero al cabo del tiempo “me perdonan” y no arriesgo el patrimonio de mi familia.

Ahora bien, si es imposible negarte y te ves obligado a “ayudar” a tu familiar o amigo,  entonces por favor pide una garantía de pago, si tu amigo no puede pagar (por la razón que fuera), no hay forma de hacer que pague la deuda.

Pide que te firme un pagaré por la deuda, para garantizarte en caso de que él no pueda pagar. Si se enoja, entonces no se lo debes prestar, puesto que si está tan seguro de poder pagar, no tendría por qué sentirse ofendido por el hecho de que le pidas el pagaré.

Entiendo que si es tu hermano, tu mejor amigo, tu primo, tu tío, patrón, o empleado, se va a enojar por negarte, pero te aseguro que es mejor eso a que después no te pueda pagar y termine encondiéndose y dejándote de hablar, para que al final de cuentas termines perdiendo la relación y pagando la deuda.

Si de todas formas se va a enojar o dejarte de hablar, es mejor que sea antes quedar endeudado y no después, pues te quedarías sin amigo y endeudado.

Hay personas que son muy cumplidas, que nunca fallan y afortunadamente conozco varias, por lo que puedo decir que si he prestado dinero y por fortuna me lo han regresado íntegro; pero por otro lado también he prestado dinero o créditos y nunca volví a ver mi dinero… ni a mi “amigo”.

No importa si quien te pide el favor es el hombre mas cumplido del mundo, recuerda que el futuro es incierto y podría perder su empleo, se puede enfermar y siendo muy drásticos, podría morir; en cualquiera de esos casos terminarías tu siendo el deudor ante el banco y teniendo que pagar.

Préstame tu crédito porque yo estoy en el Buró de Crédito was last modified: noviembre 27th, 2017 by Antonio H.