El Presupuesto Personal y el presupuesto Empresarial

Las personas que somos empleados en las empresas, ya sea que tengamos personas a nuestro cargo o que haya niveles superiores al nuestro, como supervisores, coordinadores, gerente, directores o incluso dueños de la empresa, estamos acostumbrados a tener algo de iniciativa, pero sobre todo a seguir órdenes y cumplir presupuestos y metas que fija la empresa, ya sea por área, departamento y/o para toda la organización.

Recordemos que las empresas donde trabajamos, además del objetivo idílico de cumplir una labor social en la comunidad y ofrecer bienes y servicios que satisfagan las necesidades de las personas,  tienen como principal objetivo generar dinero para los dueños del negocio y sus accionistas. Como se dice: nadie es hermana de la caridad y siempre se busca crear un negocio que genere riqueza y que sea rentable

Para que un negocio sea rentable,  se requiere trabajar en dos cosas:

  • Incrementar las ventas para recibir más dinero y
  • Reducir los gastos y costos para incrementar la utilidad,

Para determinar si se están incrementando la ventas o si se están reduciendo los gastos con respecto a otros meses e incluso años, es importante generar presupuestos en las empresas, ya que los objetivos de ventas y los presupuestos de costos/gastos dentro de la organización,  son vitales para maximizar la utilidad al incrementar ventas y/o reducir gastos. Lo anterior se logra estableciendo PRESUPUESTOS de gastos y los OBJETIVOS o Pronósticos de venta.

Comparando las ventas esperadas contra los gastos estimados, las empresas determinan su flujo de efectivo, lo que les permite determinar si el dinero que recibirán será suficiente para, cubrir los compromisos que la empresa ya ha adquirido, así como los que tiene pensado comprometer a lo largo del tiempo. Buscando  la forma de no gastar más de lo que ganan, podrán determinar si pueden invertir el dinero adicional en la comprar de aquellos nuevos y mejores equipos, además de afrontar alguna eventualidad o baja de venta por situaciones del mercado ajenas a la organización.

Lo curioso es que aunque mucho conocemos estos conceptos y nos ajustamos a las normas que la empresa define para cumplirlos, la realidad es que una persona o incluso una familia, es como una empresa y también debería ajustarse a un presupuesto.

Sin embargo, el principal problema que encontramos a la hora de hacer un presupuesto personal o familiar, es que  no tenemos información clara de todos los gastos que realizamos, es más, me atrevo a decir que  la gran mayoría, pensamos que muchas de las compras que hacemos “no pintan” en el presupuesto personal y no nos afectan. Pero la realidad es que los cigarros, el café, el periódico o esos gustos que nos damos casi todos los días, no son gratuitos y generan un gasto regular en nuestra economía.

¿Qué tanto puede afectar en mi presupuesto personal un café diario antes de ir al trabajo?, El café en tiendas de conveniencia puede costar unos 16 pesos, pero si te gusta tomar café de las marcas premium, como el de la sirenita (para no decir marcas), estás gastando entre 45 y 60 pesos por dia. Lo que representa que al mes estás pagando entre $320 pesos y  $1.200, dependiendo de el tipo y tamaño de café que te guste consumir. Verdad que ya no sonó tan despreciable ese gasto que algunos consideran irrelevante o que no pinta.

En una empresa no es tan difícil hacer una relación de los gastos como: mano de obra, materias primas, impuestos, papelería, Electricidad, etc., pero en el hogar, nos cuesta mucho trabajo definir en qué gastamos y cuánto, por eso se vuelve muy complicado hacer un presupuesto personal. Tal vez sea porque no queremos saber, ya sea porque nos da miedo darnos cuenta o porque pensamos que no es mucho y no vale la pena considerarlo.

La realidad es que al hacer  un presupuesto personal se debe hacer una relación completa de todos los gastos recurrentes que tenemos; tan solo como ejemplo puedo indicar algunos de los más comunes y agregar algunos de los que, estoy seguro, siempre omitimos en esa relación. :

  • Pago de renta mensual o Hipoteca
  • Servicio de agua municipal y drenaje
  • Servicio de Luz, o mejor conocido como CFE (casi siempre bimestral, aunque algunas veces son mensuales por el alto consumo o por tener la Tarjeta Inteligente de CFE)
  • Linea  Telefónica fija
  • Linea Celular Personal
  • Linea Celular del cónyuge y de los hijos (aunque sean de prepago)
  • Servicio de Internet
  • Servicio de TV por cable
  • Servicios de Streaming, como Netflix y Spotify
  • Colegiaturas de los hijos, cónyuge o de uno mismo
  • Comida para la familia
  • Gasolina del auto
  • Mensualidad de Crédito de Auto
  • Pasajes y transporte, en caso de no usar auto propio
  • Donativos, ya sea para instituciones o limosna para la Iglesia (aunque parece que no pinta, anótala y luego platicamos si impacta o no, después de que la multipliques por 12 meses)
  • Periódicos y Revistas
  • Café
  • Diversión (aquí van todos los gastos relacionados con  idas al cine y lo que gastas en palomitas y refrescos, salidas a cenar, la cerveza y un muy largo etcétera)
  • Cigarros

Además de esos gastos, también hay que se pagan de forma anual, pero que debemos considerar, para ir haciendo un ahorro mensual y que cuando lleguen no nos sorprendan:

  • Tenencia del Auto
  • Predial de la Casa
  • Inscripciones para la escuela
  • Libros y útiles
  • Uniformes
  • Seguro de Gastos Médicos (SGMM)
  • Compra de regalos de cumpleaños de familiares y amigos
  • Fiesta de Navidad y Regalos
  • Vacaciones
  • Regalos de Navidad

Después de hacer esta lista tan exhaustiva y lo más completa que puedas, compara tus gastos con tus ingreso mensuales y determina si con lo que ganas podrás hacer frente a todos tus gastos; si no es así debes buscar la forma de reducir tus gastos, marcando los gastos que son INDISPENSABLES para vivir, y analiza cuáles de los NO indispensables pudieras eliminar o reducir, para horrar dinero y lograr que tus ingresos alcancen para cubrirlos.

No es mi intención espantarte y hacer que pienses que tu ingreso no te alcanza para cubrir todos tus gastos, pero como decía Facundo Cabral en una de sus canciones “Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio“. Dicen que para optimizar o corregir algo, necesitas entender cómo sucede y medirlo de forma clara; lo mismo sucede con los prespuestos, ya sean empresariales o personales: necesitas tener información completa para tomar mejores decisiones.

Mientras más completa esté la información, menos sorpresas tendrás y mejores decisiones tomarás.

El Presupuesto Personal y el presupuesto Empresarial was last modified: julio 24th, 2018 by Antonio H.