La familia es célula de la sociedad y ahí se aprende de economía

Se dice que la familia es la célula de la sociedad, donde se forman a los buenos o malos individuos que vamos integrando la sociedad y el mundo; aunque podría hablar de la importancia de la familia en la sociedad, pero quisiera hacer incapié en que es ahí donde aprendemos de economía y a compartir con nuestros hijos lo que aprendimos cuando niños.

La familia es lo más importante para el desarrollo de los niños, porque es ahí donde se aprende a convivir en paz y armonía con los demás, a compartir, a ayudar, a ser tolerantes y a otras muchas cosas.

Por eso la relación de la familia debe ser estrecha y unida en primera instancia, pero predicando con el ejemplo y no solo con la palabra.

En muchos lugares he visto copiado el mensaje de Leopoldo Abadía que dice “La pregunta no es ¿qué mundo les vamos a dejar a nuestros hijos? sino ¿qué hijos les vamos a dejar a nuestro mundo?“, o dicho en otras palabras NO pienses qué mundo le dejas a tus hijos, mejor piensa que clase de hijos le dejas a este mundo.

la familiaA veces me pregunto si cuando repetimos esta frase, lo hacemos solo para vernos inteligentes o si realmente entendemos el verdadero significado y el compromiso que tenemos ante el mundo, la sociedad y nuestro país al formar a nuestros hijos en la familia.

Debemos preocuparnos y comprometernos a que la familia sea un verdadero ejemplo, donde formemos buenos hijos, pues las buenas personas hacen un mundo bueno.

Por eso es importante darle a nuestros hijos una buena formación para que: sepan diferenciar entre el bien y el mal, que piensen bien en los demás antes de hablar para dañar, que sean generosos, que tengan empatía, que no se conviertan en juzgadores de los demás, que actuén para mejorar su vida y la sociedad en general.

Nosotros como jefes de la familia (me refiero a mamá y papá y no solo a papá como “jefe de familia”), sabemos qué cosas le ayudan a nuestros hijos a ser mejores, o al menos lo intentamos.

Decía más arriba que la familia se debe predicar con el ejemplo y no con oraciones vacías que no van acompañadas de hechos.  Dice un refrán “Haz lo que digo, pero no se te ocurra copiar lo que hago“, y otro reza “Háblame más fuerte que tus actos no me dejan escucharte“.

Los niños son esponjas que absorben el conocimiento y la forma de actuar en las cosas que VEN se hacen en la familia y en especial sus padres.

La mayor fuerza de la enseñanza está en copiar lo que otros hacen y no lo que dicen que hagamos… “la palabra convence, pero el ejemplo arrastra“.

Si les decimos a nuestros hijos “ahorra” y nosotros les damos todo lo que piden de forma inmediata, sin que hagan algún tipo de esfuerzo e incluso les damos hasta lo que no solicitan porque no queremos que ellos sufran lo que nosotros no tuvimos, entonces ellos no entenderán el concepto del ahorro, esfuerzo y economía familiar.

¿Cuando conviene empezar a inculcar el ahorro y economía en la familia?

Pensemos que cuando los hijos son menores de edad, los papás somos sus héroes, pero conforme pasa el tiempo ellos empiezan a tomar sus decisiones y a ser rebeldes por naturaleza durante la adolescencia.

Por eso mientras más pequeños sean, más fácil será irlos “llenando” de conocimiento, pero siempre acompañado de experiencias prácticas donde toda la familia participe.

Es en la familia donde se puede aprender de economía y no solo en la escuela. Por eso los invito a que los miembros más ahorradores de la casa compartan con los más gastadores su forma de pensar y juntos puedan llegar a un punto medio.

Te sugerimos leer: Motivar a mi hijo de Secundaria para que estudie.

 

 

La familia es célula de la sociedad y ahí se aprende de economía was last modified: septiembre 12th, 2016 by Antonio H.